Sistema personalizado de dosificación

(SPD) es un servicio dirigido a ayudar al paciente a seguir su tratamiento organizándole su medicación por días y tomas en un tiempo determinado.

El objetivo principal de este servicio es mejorar el cumplimiento farmacoterapéutico, así como prevenir, detectar y resolver problemas relacionados con los medicamentos. Los SPD constituyen una herramienta adecuada para el abordaje de la adherencia a los tratamientos desde la farmacia comunitaria:

  • Disminuyen los problemas de incumplimiento y minimizan los errores en el proceso de uso de la medicación por parte del paciente.

  • Facilitan la toma de posologías complejas para pacientes con dificultades para cumplir con el tratamiento.

  • Facilitan la administración de los medicamentos en pacientes con ciertas dificultades físicas y psíquicas.

  • se mejora la organización de la mediación se reduce los medicamentos almacenados en casa se consigue un mejor control del tratamiento Le aporta comodidad y seguridad, por lo tanto tranquilidad de saber que va a tomar su medicación de forma correcta

La preparación de SPD siempre que se preparen por primera vez o que haya algún cambio en los medicamentos que constituyen el tratamiento del paciente, requiere como paso previo, la realización de una revisión de la farmacoterapia de dichos medicamentos. Esta revisión puede dar lugar a la detección de PRM que requieran ser resueltos antes de realizar este servicio y preparar el dispositivo.

Este servicio es de gran utilidad ya que el fracaso terapéutico por falta de adherencia al tratamiento farmacológico o incumplimiento terapéutico es un problema prevalente y relevante especialmente en el tratamiento de las enfermedades crónicas. Hay estimaciones que indican que entre un 20-50 % de los pacientes no toma sus medicaciones como están prescrita. Además, la OMS considera la falta de adherencia e incumplimiento un tema prioritario de salud pública por sus consecuencias: fracasos terapéuticos, incremento de las hospitalizaciones

A medida que avanza la vida de las personas suelen ir apareciendo enfermedades crónicas y se prevé que para 2050 España sea el tercer país más envejecido del mundo con más de un 30% de mayores a los que atender, de los cuales el 11% tendrá más de 80 años.